Provincia de Buenos Aires
« PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LAS GUERRILLAS EN ARGENTINA. ANÁLISIS POLÍTICO Y MILITAR”PAPEL PRENSA: UNA QUERELLA SIN ESTRIDENCIAS »

EL EMPLEO EN ARGENTINA

 Por Daniel Cieza: El empleo es vital para las sociedades humanas. Las organizaciones laborales son un factor de socialización fundamental para los seres humanos que pasan una parte importante de su vida en ambientes de trabajo. En este sentido se define al trabajo como un gran organizador social.

         En la Argentina, el sistema capitalista funcionó en la mayoría de sus etapas sin problemas graves de empleo y a veces con situaciones de pleno empleo. En general se recurrió a mano de obra extranjera, primero de origen europea y luego de la crisis del 30 predominó la inmigración laboral proveniente de países limítrofes.

Seguimiento:

         En rigor, salvo la gran crisis internacional que afectó a nuestra sociedad en la coyuntura 1930-32, no había antecedentes de desempleo masivo.

           Sin embargo, la década final del siglo XX y en especial la coyuntura 1999-2002 trastocaron todos los esquemas previos y se vivió una desocupación de larga duración, que afectó a la sociedad global y al conjunto de las relaciones sociales.

 

2  EL DESEMPLEO EN LOS AÑOS 90

 

          El problema del desempleo es el más grave de los que enfrentó nuestro país en el final del siglo XX y constituye la principal encrucijada para los próximos decenios. Alrededor del 70% de los argentinos considera, hacia el 2002, que el desempleo es lo más preocupante según distintas mediciones de opinión pública. Era ,tambien, la prioridad número uno en las distintas agendas político-partidarias y en los análisis de las centrales sindicales.

            Hay diversos indicadores acerca de los problemas de empleo. Algunos de ellos son relevados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos(INDEC) cuya información periódica se centraliza alrededor de la tasa de desempleo abierto, que registra la población activa que busca trabajo y no lo consigue en la semana de la entrevista. Sin embargo, otros indicadores que releva el INDEC como la sub-ocupación horaria o el trabajo "en negro" son de gran utilidad para analizar la problemática. A esto hay que sumarle algunos datos y estimaciones realizadas por el Ministerio de Trabajo y por Fundaciones y Centros de Estudios privados o vinculados a partidos políticos y sindicatos en relación a los "desalentados" que no buscan mas empleo y a los sub-empleados "ocultos" como el sector informal urbano, los peones rurales, el servicio doméstico o los beneficiarios de programas oficiales de empleo o de empleos públicos muy precarios. Englobando estas distintas situaciones hay un consenso mayoritario entre los analistas en que una porción que oscila entre el 40 y el 70% de la Población económicamente activa tenía graves problemas de empleo hace una década.   

                  La situación de la Provincia de Buenos Aires era aún mas grave ya que superaba en tres puntos los índices nacionales de desempleo abierto y porque la caída del empleo desde l974 hasta la fecha había sido muy abrupta. Mientras el desempleo abierto en el conurbano bonaerense era de alrededor del 2% en l974 en 2001 superaba el 20%..El tránsito acelerado de un cinturón industrial próspero y activo a un conurbano pobre, donde predominaban estrategias de supervivencia, generó una clásica situación de anomia que afectó el conjunto de la sociedad y la cultura.

                 En los años 90 se discute en los terrenos académico y político las causas del retroceso en el empleo. La teoría de que se trata de una "asignatura pendiente" del modelo neoliberal que se irá solucionando a medida de que el crecimiento sostenido "derrame" sus beneficios a todo el cuerpo social parece difícil de sostener. Fue justamente la primera fase de la década del 90 (1990-1994) la que registró un crecimiento record del PBI que superó el 7% anual duplicando la media histórica y batiendo los índices de todo el siglo. Pero al mismo tiempo fue la década con mayor nivel de desempleo abierto de toda la historia.

               Desde los críticos al "modelo aperturista" hubo quienes enfatizaron como causa principal del desempleo al abrupto aperturismo comercial que permitió una competencia ruinosa por parte de "mercados emergentes". Pero tambien se abrió paso la explicación de que cambios en los procesos de trabajo había contribuído fuertemente a la reducción de los planteles de las empresas. Se habría verificado una suerte de "revancha" del capital contra el trabajo que había saldado en una fuerte reducción de los empleos estables.

             El elemento principal del "paisaje" de la Argentina de los 90, y en particular de la Provincia de Buenos Aires   es un retroceso productivo con pocos precedentes en el mundo y  como   testimonio el aumento del desempleo .Aquí es necesario destacar la dramática situación ocupacional en el conurbano bonaerense donde el desempleo abierto, según datos oficiales, creció más del un 500% entre 1991 y  el 2001. En efecto, la desocupación abierta pasa del 5,7% en l991 al  22,6% en Mayo de l995 y supera el 20% en el 2001(INDEC) Pero al mismo tiempo ha crecido la sub-ocupación horaria. Con la depresión económica 1999-2002 los indicadores de desempleo alcanzan el record , superando el 20% y descendiendo a fines del 2002 en estrecha relación con los programas de empleo.

                    Podemos intentar una breve recapitulación de lo expuesto hasta aquí: El modelo económico neoliberal, atacó el tejido industrial y social expulsando a los trabajadores como consumidores y colocándolos como costo laboral o como desocupados. Ese modelo marginó a las PyMEs, a los pequeños y medianos productores agropecuarios y a los trabajadores y funciona con altos niveles de concentración del ingreso y de la riqueza.

.

2.1 Problemas de empleo: Mediciones sobre desempleo abierto y sub-empleo horario.

              Oficialmente se consideran problemas de empleo la suma de desempleo abierto y desocupación horaria. Por otro lado, el INDEC mide el trabajo no registrado.

              Las mediciones del INDEC sobre desempleo abierto y sub-ocupación horaria durante los 90 y principios del nuevo siglo marcan una tendencia creciente y una marca superior al 40%. En efecto, si en 1980 los trabajadores con problemas de empleo(desempleados y sub-empleados "abiertos") en el conurbano bonaerense sumaban un 7% hacia 1996 estaban en un 42% y en el fin de siglo se estabilizan en un 40%. En el orden nacional, la suma de desempleo abierto mas sub-empleo horario es algo menor, pero se aproxima al 40% en el 2002.

        El indicador mas conocido es el que registra el desempleo abierto. Se refiere solamente a las personas que buscan empleo y no lo consiguen en la semana en que son encuestados. Por lo tanto, no registra el "efecto desaliento", y consigna como empleados una serie de situaciones precarias, que van desde el trabajo informal hasta beneficiarios de programas de empleo.

 

  

2.2 Diagnósticos alternativos

  

       Sin embargo, conviene hacer otro tipo de análisis, que incorpore el problema de los "desalentados",de los sub-ocupados ocultos y de los trabajadores precarios.

El informe del INDEC sobre desempleo correspondiente a Mayo del 2002 y difundido a fines de Julio, registra un record histórico de problemas de empleo. En efecto, oficialmente se reconoce que existe mas de tres millones de desocupados abiertos y 2.630.000 sub-ocupados horarios, lo que ronda el 40% de la población económicamente activa, es decir unos cinco millones setecientos mil compatriotas. El panorama se completa con otro informe del INDEC sobre pobreza, conocido a mediados de Agosto, donde se revela que más de la mitad de la población ha caído por debajo de la línea de pobreza

           Hasta 1980 se estimaba que alrededor del 75% de la población activa era asalariada.  En la actualidad, con un 20% de desempleo abierto, solo existen 3.600.000 asalariados registrados y con aportes a la seguridad social, sobre una población asalariada de casi seis millones. Pero si sumamos los alrededor de tres millones de sub-ocupados ocultos 2.100.000 "autónomos" sin aportes sociales mas un millon de empleadas domesticas y albañiles, mas 800.000 trabajadores rurales pobres) llegamos a una cifra de alrededor de nueve millones de gente que vive de su trabajo, es decir un 65% de la población activa.

           Se llega a esta conclusión incorporando a las mediciones oficiales dos variables ampliamente aceptadas por los especialistas en la materia. La primera es el denominado "efecto desaliento" o "desempleo invisible" , y se refiere a la gente en edad de trabajar que ya no busca más empleo. Esto se puede observar analizando los cambios en la población económicamente activa. En este sentido, en el año, la PEA desciende del 42,8% al 41,8% y se estima oficialmente que esto involucra a unas 400.000 personas. Nuestra estimación es que alrededor de un millón de personas deben considerarse "desalentados" ya que la PEA oficialmente reconocida(menor del 42%) es baja respecto a otros países y a otros momentos históricos . La segunda variable podemos denominarla "sub-ocupación oculta y se refiere a personas que figuran como ocupados en las mediciones del INDEC pero en realidad tienen trabajos muy precarios. Según nuestras estimaciones cerca de cuatro millones de argentinos trabajan mas de 36 horas semanales pero lo hacen en condiciones de muy baja calidad, y por lo tanto deben ser considerados como sub-ocupados. En esta categoría deben incluirse los integrantes del denominado sector informal urbano( vendedores ambulantes, cartoneros, beneficiarios de programas oficiales de empleo, miembros del Club del trueque, auto-empleados con ingresos menores a 200 o 60 dolares mensuales etc) ,el empleo público muy precario, el servicio doméstico y trabajadores de la construcción, y los peones rurales pobres(que no registra la muestra del INDEC, reducida a grandes aglomerados urbanos). Fuentes oficiales aceptan que habría cerca de dos millones de personas en esta categoría, pero según nuestra estimación la cifra real es el doble. Aquí cabe agregar que en 1995 luego de un quinquenio de crecimiento económico, ya se estimaba la sub-ocupación invisible en 3.210.000.

               Por último, el trabajo en negro o no registrado, que estaba en el orden del 20% en 1974 subió a mas del 40% en el 2002, tomando un solo indicador, la falta de aportes previsionales Si consideramos la falta de otros aportes, y las relaciones salariales parcialmente registradas, el empleo no registrado correctamente supera el 50%.

              En el cuadro siguiente se puede resumir este planteo en Mayo del 2002 ,tomando como base la información del INDEC 

 

         

2.3 Las consecuencias

 

                      El desempleo elevado y persistente frena el crecimiento de los salarios: cuanto más elevado es el desempleo, más dificultades van a existir para que se manifiesten las presiones para aumentar los salarios.  La acción sindical pierde fuerza al existir un fuerte temor a perder el empleo. Esta situación tambien afecta directamente a las Obras Sociales de los gremios, cuyo funcionamiento normal siempre se asentó en altos niveles de ocupación y salarios decentes

                          A nivel político puede incrementar las tendencias autoritarias. Afortunadamente, en nuestro país las tendencias más autoritarias se han caracterizado por su corrupción, de modo que ni siquiera se presentan como alternativa. Pero con una tasa de desempleo elevada, aumenta el riesgo de la aparición de fuerzas autoritarias. Es lo que está ocurriendo en Alemania, Italia y Francia, donde todos los partidos de extrema derecha se refuerzan cuando el desempleo aumenta. Algo de eso ocurrió  en nuestro país con el aumento del caudal electoral de Aldo Rico , Luis Patti y Domingo Bussi.

             El cuadro de desempleo de larga duración se vincula a verdaderas epidemias de depresión y con graves problemas como el suicidio o las adicciones.

Hay estudios internacionales que marcan cierta correlación entre problemas de empleo y el suicidio. Tambien aparecen estudios que vinculan desempleo y alcoholismo. Resumiendo, a partir de diversos estudios se podría afirmar que un individuo desocupado es más propenso a depresiones, suicidios, alcoholismo, y drogadicción. Esto se puede considerar bastante probable en la Argentina, aunque faltan estudios detallados al respecto.

               Otra correlación a estudiar es la que vincula el desempleo con los problemas cardiovasculares. Según apreciaciones del Dr. Rene Favaloro el desempleo es un importante factor de riesgo para el crecimiento de los problemas cardiacos(Informe Argentino Desarrollo Humano,1996 )  Tambien se registra un fuerte retroceso en la salud ocupacional, vinculada al trabajo precario y a la inestabilidad del empleo.

             Entre 1991 y 2001 se registra un sistemático incremento de los hechos delictivos en el país. El aumento de la delincuencia en la Argentina no es un fenómeno nuevo: en la década del 90 la cantidad de delitos en el país se incrementó un 140%; ya que mientras en 1991 tuvieron lugar 489.290 delitos en todo el país, durante 2001 se registraron 1.178.530 hechos delictivos. Si tomamos la etapa 1991-2002, el crecimiento es mayor, y llega al 166% en los doce años..Datos del 2001 y 2002 sobre la Provincia de Buenos Aires tambien son elocuentes. A medida que se profundiza la crisis social aumentan los hurtos que pasan de 61.591 en el 2001 a 79.735 en el 2002 según el Ministerio de Seguridad local.

               En resumen, el vínculo entre desempleo estructural y aumento del delito pareciera focalizarse en el problema de los hurtos y otros delitos contra la propiedad. Sin embargo, tambien parece haber cierta relación entre el principal indicador internacional de violencia, la tasa de homicidios dolosos, con la situación de empleo. Entre 2002 y 2010 este indice se reduce a la mitad.

 

3  UN MEJORAMIENTO NOTABLE

             En los ocho años posteriores a la crisis 1999-2002 la recuperación del empleo ha sido notable. Según las mediciones de opinión pública ha dejado de ser el principal problema, ya que ha sido desplazado por la cuestión de la inseguridad. Según las estadísticas oficiales han mejorado todos los indicadores.

             Durante la gestión Kirchnerista se calcula que se crearon cinco millones de puestos de trabajo. Un gobierno que empezó con menos votos que desempleados, como gustaba recordar Néstor Kirchner, pasará a la historia por haber resuelto la crisis del empleo.

 

3.1   El empleo en la actualidad

 

   Diez años después de la gran depresión el panorama laboral ha cambiado notablemente. Todos los indicadores han mejorado El efecto desaliento o desempleo oculto se ha reducido, como se puede comprobar en la tasa de actividad. En efecto, ha pasado de un 42% en el 2001 a un 46% en el 2010, lo que sugiere que muchos "desalentados" se incorporaron al mercado de trabajo y que además hay otras personas trabajando.. El desempleo abierto que había llegado al 21,5% en 2002 hoy está en 7,3%. Si tomamos estos dos indicadores solamente, más de cuatro millones de personas se incorporan al mercado de trabajo. El subempleo horario que estaba en 18,6% se ha reducido al 8,4.% .El sub-empleo invisible ha mejorado sensiblemente con la asignación universal por hijo y con cambios en el trabajo doméstico y agrario.

                     

            Sin embargo, la recuperación no sido completa, si miramos la cuestión desde el trabajo "decente": el trabajo no registrado sigue como asignatura pendiente, y se está convirtiendo en estructural

            La última cifra oficial de empleo no registrado asciende a 35,8 por ciento en el tercer trimestre de 2010. Sin embargo, según los datos del Ministerio de Trabajo en el sector agropecuario y el empleo doméstico la cifra llega a superar el 60 por ciento.

          Un estudio del 2005 del Ministerio de Trabajo demuestra que el servicio doméstico tiene mas del 90% de evasión de cargas sociales. Los últimos datos del Plan Nacional de Regularización del Trabajo que lleva adelante la Secretaría de Trabajo,  indican que la tasa de no registro en el agro es de 49,8 por ciento, más de 13 puntos porcentuales por encima de la media nacional. Pero en algunas producciones como la yerba mate en Misiones o las huertas salteñas las cifras ascienden al 60 y 94 por ciento, respectivamente. "Existe trabajo ilegal y también trabajo esclavo en condiciones infrahumanas. Se reproducen situaciones de los siglos XVIII y XIX. Por eso sería bueno que el Parlamento argentino ponga en su agenda el tratamiento del nuevo Estatuto del Peón Rural", sostuvo esta año la Presidenta.

              Respecto al trabajo agrario existe un organismo publico, el RENATRE, que se formó en 1999 y que empezó a funcionar efectivamente en el 2002 con el gremio UATRE y las entidades patronales del agro. Una de sus tareas en aumentar el número de trabajadores registrados, pero los avances no han sido significativos.

 

  • 3.2 Las causas

 

        El principal factor explicativo del mejoramiento del empleo es el crecimiento económico. En la Argentina se estima que cada 4,5 puntos de crecimiento en el PBI origina un punto de baja del desempleo abierto. La experiencia macro-económica 2003-2010 confirma este análisis, ya que un crecimiento sostenido cercano al 9%,salvo en 2009, ha garantizado una baja de 14 puntos en el desempleo abierto.

         Tambien han sido eficaces las políticas públicas de empleo, en especial los cursos de capacitación y los servicios estatales de empleo. Estas políticas, probadas a nivel internacional reemplazaron paulatinamente a los llamados planes de empleo que en rigor eran políticas de combate a la indigencia y de contención social.

           Resulta importante, asimismo, el aporte de la economía social, en especial las cooperativas de trabajo. El estado promovió cooperativas de trabajo en algunos de sus programas sociales(Agua +Trabajo, Argentina Trabaja etc) y esto impactó positivamente en el mercado laboral.

 

  • 3.3 El nuevo horizonte

         Pareciera que la crisis del empleo está siendo superada. El desempleo de larga duración está dejando de ser un problema estructural y en el horizonte aparece el pleno empleo, una expresión de deseos recogida en la reforma constitucional nacional y bonaerense.

         Tambien aparece el debate sobre la calidad del empleo, y en particular sobre la higiene y seguridad en el trabajo, sobre la democratización de las relaciones laborales y sobre la participación en las ganancias.

          Respecto a la primera cuestión se ha establecido que el año 2011 es el año del "trabajo decente, la salud, y la seguridad de los trabajadores" y se han propuesto cambios legislativos respecto al servicio doméstico y al trabajo agrario.

           Respecto a la segunda cuestión se han multiplicado los convenios de trabajo acordados por gremios y empresas, alcanzando el mayor nivel de la historia, y se han dado algunos fallos importantes sobre elección de delegados.

             Por último, se ha iniciado el debate sobre la participación de los trabajadores en las ganancias, derecho que es letra muerta en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional desde el año 1957.

              Todos estos temas tendrán un ámbito importante para ser debatidos y llegar a eventuales acuerdos si se concreta un Consejo Social entre empleadores y trabajadores.

Este proyecto tiene muchos antecedentes internacionales y nacionales y podría concretarse este año.

 

Conferencia pronunciada en la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires el 13 de Mayo de 2011.